Renovando la cosmovisión educativa

worldviewPor Jorge Echazábal

Definiendo la cosmovisión.  Estoy detenido con mi auto en el tráfico vehicular de una mañana de lunes en el centro de la ciudad.  Hay vehículos a ambos lados del mío.  Me distraigo, pensando, ya no en la multitud de personas que me rodean esperando el cambio de luces del semáforo, sino en las tareas que debo emprender esa mañana.  Por un instante siento que mi auto se mueve solo, pero en reversa.  Es, solo por un instante, una percepción engañosa del movimiento, porque mi auto está completamente detenido.  Sucede que los otros conductores a ambos lados ya perciben el cambio de luces del semáforo y han movido sus autos y levemente han avanzado.  Es una percepción visual, sensorial, que informa a mi cerebro que estoy en retroceso y me hace pisar el freno; pero no es así, es solo una impresión.  Regreso de mis pensamientos y ya vuelvo a ponerme en sincronía con la atmósfera que me rodea para encontrar, aliviado, que no estoy en retroceso, no colisionaré con el vehículo de atrás, estoy detenido normalmente y dispuesto a avanzar al igual que los demás.

La cosmovisión o “visión del mundo” desde la perspectiva de un ministro, siervo del Señor, tiene que ver con el tiempo, el espacio, la cultura, la atmósfera social.  Entre otros aspectos Incluye dimensiones de la vida en lo político, económico, religioso, espiritual.  Aunque todo viene por la información que perciben nuestros sentidos, en gran manera dependerá de como cada individuo procesa e interpreta esas percepciones.  La suma de todos estos factores es la respuesta a la simple pregunta ¿Cómo ve usted las cosas? ¿Cómo ve el presente de la obra de Dios? ¿Cómo ve usted el futuro de la formación de ministros?  Esperamos que no sea una visión engañosa, con apariencia de retroceso ni apariencia de avance, sino lo más apegado a la realidad.  No queremos “frenar” cuando hay que acelerar ni depender solo del movimiento que siento a mis lados.

nasa-worldview-satellieSincronizándonos con Dios para renovar a otros.  La Biblia nos amonesta con el consejo apostólico a, “no conformarnos a este siglo” (Romanos 12:2), frente al deprimente estado actual de la moralidad, al estancamiento en lo espiritual o al retroceso en la defensa de los valores y principios divinos.  Dios nos invita a transformarnos constantemente, buscando la renovación en El, (por medio de la renovación de nuestro entendimiento) para afrontar los desafíos que nos trae este mundo cambiante.  Es por medio de esta transformación que podemos estar sincronizados con Su pensamiento, con Su voluntad, con el cumplimiento de su gran plan a favor de la humanidad.  Seguir los dictados del Maestro y hacerlo bien, en su tiempo, es nuestra meta.  Tener una cosmovisión según la mente de Dios debe ser nuestra máxima aspiración.

Una columna del accionar educativo es la socialización del individuo, adaptarlo a la sociedad.  Ser un puente en el proceso de llevar a las nuevas generaciones, desde la forma de pensar de las anteriores generaciones, a que conozcan, piensen, perciban y se conduzcan de acuerdo a las “nuevas formas”, según los cambios que se hayan dado en la sociedad.  Como cristianos, estas “nuevas formas” nos dirigen en gran manera a la contextualización, a adecuarnos al presente, pero necesitará de esa percepción trascendente que nos promete el Señor según su Palabra que nos dice que nosotros tenemos la mente de Cristo ( 1 Corintios 2:16 ).

El problema del fundamentalismo.  Una tendencia que puede ser favorable, o contraria, como defecto, de cualquier cosmovisión es el fundamentalismo, que puede llevar a la resistencia al cambio.  worldview-1Si oramos que el Señor nos dé una visión actualizada de las necesidades y de sus indicaciones para un accionar proactivo, nos enfrentaremos con este viento contrario.  Debemos ser ortodoxos en cuanto a principios y leyes divinas inalterables.  Que se seque la hierba y se marchite la flor, pero que su Palabra, su doctrina, permanezca.  Lo que cambiarán serán las formas, el alcance, la cobertura, las técnicas y recursos.  Para percibir nuestra responsabilidad frente a estos cambios, debemos renovarnos constantemente.

El desafío del líder educacional de las Asambleas de Dios frente a los cambios.  La Educación Cristiana, en su nivel de formación de ministros ya viene experimentando transformaciones, conforme la Iglesia avanza en su peregrinaje y en la extensión del Reino.  No como percepciones ilusorias, sino como realidades concretas, los líderes educacionales de nuestro contexto cultural e institucional debemos asimilar esta evolución de manera positiva, proactiva, captando el mover del Espíritu de Dios e interpretando correctamente para entender como alinearnos e invitar a nuestros ministros en formación a mejores rumbos.  Invitamos a nuestra gran familia a interpretar las noticias que hemos estado compartiendo sobre la formación ministerial con el fin de ampliar nuestra cosmovisión:

Earth boyLa evolución del alcance geográfico de la fraternidad del liderazgo latinoamericano de las Asambleas de Dios (FHAD).  Con la integración de Celad y Cadsa, quienes agrupan el liderazgo ejecutivo de las Asambleas de Dios de Latinoamérica, en un solo organismo, FHAD (Fraternidad Hispana de las Asambleas de Dios)-link artículo FHAD-CRA- ya podemos visualizar que cada ministro debe levantar su mirada para percibir el alcance de este paso a favor de la unidad.  Sobre todo, porque tendrá que ver con sus objetivos de servir a comunidades hispanas fuera del contexto geográfico. Todo líder educacional deberá preguntarse qué alcance tendrá esto para la educación cristiana.

Worldview3La evolución de los procesos de acreditación de institutos o seminarios y la certificación de educadores.  Los esfuerzos por elevar estándares educativos de nuestras instituciones, por la preservación de la sana doctrina, la concientización acerca de la formación continua para los ministros nos llevan a comprender que un movimiento inusual está por beneficiar grandemente al ministerio de la enseñanza.  Participar de la actualización y la formación continua nos lleva a ser mejores educadores que elevan la calidad de la oferta educativa de la institución en la cual servimos al Señor.  Todo líder educacional debe saber que involucrarse en este movimiento ampliará su campo visual, le actualizará en su cosmovisión educativa.

El alcance de las convocaciones y la creciente unidad entre el liderazgo ejecutivo y de las instituciones del SEC y los ministerios afines a la educación.  Las crecientes demostraciones de interés de la gran familia de educadores cristianos, que sirven en nuestros Seminarios o Institutos Bíblicos, por participar en cumbres internacionales y congresos nacionales son claras muestras de que algo nuevo está ocurriendo en el corazón del ministerio de la enseñanza.  Los educadores buscan confraternizar con líderes, instituciones, ministerios, buscan aprender y reflexionar sobre temas de actualidad que les desafían al mejoramiento.  Ellos se inspiran con las ponencias donde los expertos vierten sus experiencias, todo esto dentro de una atmósfera fraternal, intercambiando como una familia informaciones, novedades, productos, programas y proyecciones.  Todo líder educacional, todo maestro va a ampliar su cosmovisión por medio de nueva información y aprendiendo a interpretar el alcance de los cambios a los cuales estamos siendo desafiados.

world_view_b2La proyección de planes educativos hacia diversidad de especialización de ministerios.  Tenemos en nuestro haber un programa: El Plan Básico.  El mismo orienta, informa, propone alternativas, unifica criterios le da a los líderes educacionales un instrumento para el desarrollo, para coordinar esfuerzos en forma ordenada y alcanzando objetivos para la buena formación de ministros.  Los instrumentos contenidos en este Plan, como los perfiles, los formularios para autoevaluación, los planes de curso, el catálogo de materias, su bibliografía y sus múltiples informaciones orientadoras ayudan al educador a confirmar que nuestros procesos no son producto de la improvisación.  La propuesta de especializaciones en el ministerio acerca al ministro en formación a enfocar su llamado específico.  Todo líder educacional sabrá que conocer el contenido de estos recursos, su buen manejo y sus aplicaciones, será un camino para mejorar su cosmovisión, dando como resultado el poder administrar con eficiencia y calidad la formación de ministros idóneos.

La oferta de recursos bibliográficos contextualizados y con metodología contemporánea y efectiva.  Una cosmovisión educativa amplia y actualizada contemplará el efecto de los avances de la tecnología y la modernización de los métodos.  Los esfuerzos del Servicio de Educación Cristiana y del Centro de Recursos y Asesoría ponen a la disposición recursos como los textos de Fe y ScientificWorldview-FeatureAcción con su presentación didáctica, con ayudas y recursos que habilitan al estudiante para la autogestión del aprendizaje.  Además, los esfuerzos por presentar en forma digital y virtual los recursos bibliográficos facilitan el estudio y amplían la asimilación de conocimiento por la abundancia de fuentes que facilitan.  La información filtrada y autorizada para los estudios teológicos y ministeriales brinda seguridad en cuanto a la preservación de la doctrina y los fundamentos teológicos.  Un líder educacional comprenderá que estos recursos mejoran el criterio y la adquisición de una capacidad superior para interpretar la atmósfera que le rodea y por ende adquirir una cosmovisión adecuada para beneficio de las personas que reciben su influencia.

URGENTE: Una cosmovisión que corresponda al compromisoworldView__400x267De seguro esa visión general del mundo deberá ser una cosmovisión cristiana, bíblica, espiritual, contextualizada, escatológica, adecuada para responder a los desafíos de la época, y no solo responder sino anticiparse, proyectar, visualizar según la capacidad que Dios le da de ser un servidor de Dios, proactivo y eficaz.  Interactuar con tal clase de ministro será para el mundo que le rodea una bendición, una luz que traslade a otros de las tinieblas a la revelación de la persona del Dios salvador y a sus planes para la realización del individuo para alcanzar sus propósitos.

La demanda de la gran comisión, vigente hasta su pronta venida requiere de educadores comprometidos, maduros, con capacidad para interpretar la realidad y llevar al individuo a su luz admirable.  Es nuestra misión trabajar con Aquel que designó a los Maestros como parte de la respuesta a su compromiso de edificar la iglesia en todo tiempo y lugar.

La misión del equipo del CRA.  El equipo del Centro de Recursos y Asesoría y la gran familia de asesores y colaboradores hemos sido testigos de grandes transformaciones que afectan a la Iglesia.  También hemos trabajado para adecuar la oferta de contenido, metodología y recursos para que los ministros educadores puedan afrontar la demanda de las siempre cambiantes generaciones.  Observamos las transformaciones de la época postmoderna, la evolución de formas, métodos, y oramos al Señor para que nos guíe hacia las reflexiones necesarias que necesitan ser añadidas a la teología y a la filosofía educativa.  Conscientes de estar trabajando junto al Señor de la Mies pedimos sabiduría para orientar y facilitar procesos esperando tener como fruto que la cosmovisión educativa se magnifique, extienda sus fronteras alcance sus más altas metas y concepciones más elevadas para la gloria de Dios.

what-is-a-biblical-worldview010511Queremos una visión trascendente, una visión que comprenda la historia, las formas de pensar, las tendencias, los ataques a los fundamentos.  Queremos percibir los “tiempos y las sazones” como enseñaba el Maestro, y recibir sabiduría y fuerzas para adoptar el rol que nos corresponde frente al cambio.

No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta. -Rom. 12:2 NTV

¿Cómo lo veo usted?  ¿Cómo describiría su cosmovisión educativa?  ¿Cuáles cambios ha visto usted?  Por favor, deje sus comentarios a continuación y participe en la discusión.

7 pensamientos en “Renovando la cosmovisión educativa

  1. Estoy muy de acuerdo de la manera acertada en que Pablo emite un sentir sobre los cambios sin apegarnos a lo que no nos conviene.
    Este tiempo urge de una educación cristiana de avanzada de manera integral, donde los educadores vaya más allá de las aulas, que también pueda llegar a las mentes y corazones de cada uno de sus alumnos, cambiando vidas. Admiro el conocimiento y la profundidad del saber sin dejar por fuera la llenura y la gracia; esto nos anima, nos inspira, nos capacita para enfrentar como bien lo dicen el porvenir.
    Mi cosmovisión como educadora cristiana, es poder ver una generación transformada y llena del poder de Dios saliendo de los institutos bíblicos, preparados para toda buena obra; jóvenes visionarios, emprendedores, hacedores de lo bueno, apasionados por la obra de Dios y la extensión de Su Reino. Los cambios son buenos, los hemos experimentado y creo que están haciendo un gran trabajo en pro de la educación cristiana.

    • Me uno a su visión de ver ministros transformados es lo que hace la diferencia entre simple academia, solo conocimientos y la verdadera formación ministerial. Que el Señor de la Mies nos llene, inspire, capacite para impactar las vidas de los estudiantes con las nuestras. Que el Señor nos use para su Gloria, ayudándonos a abrir sus mentes a toda posibilidad en Dios a un amor sacrificado y a una completa dependencia de El. Agradecemos sus comentarios.

  2. La cosmovision universal en torno a las exigencias actuales de la educación cristiana en la postmodernidad se nutre de la suma de los paradigmas locales, hablando cultural, sociológica y geográficamente. La construcción ideológica sin cambiar el fundamento debe darse desde la comprensión local de como se perciben las transformaciones por la iglesia en sí. Los diálogos son buenos a nivel ejecutivo pero se deben propiciar además otros desde el ámbito regional, zonal y local para sustanciar aun mas el conversatorio y hacer per se mas legítimos los cambios propuestos para propiciar el avance de una cosmovision pertinente para el cumplimiento de la Misio Dei.

    • Gracias, apreciado hermano por llamarnos a considerar el aspecto local y su incidencia en la cosmovisión. Con los años relacionándonos con el liderazgo hispano, nos topamos con esas concepciones internas de la obra de Dios, de la experiencia espiritual, del ministerio, etc. que le dan esa particularidad interesante a cada país. Al menos con unos cinco grupos locales de liderazgo, a través del Diálogo Estratégico Nacional (DEN) que hemos realizado en cinco naciones, estudiamos aspectos de la historia de la obra educativa y notamos la particularidad. Cuando trabajamos con los equipos locales para efectos de las Cumbres, Congresos, Seminarios, también intentamos adaptarnos a costumbres, palabras y concepciones, nunca tratando de comprender a cabalidad, pero si, sintiendo que la cosmovisión va a tener de frente este aspecto inmediato para luego ampliarse a mayores esferas.
      Creo que el fenómeno de la globalización que nos alcanza en todo aspecto nos obliga a “alzar la mirada” para entonces ubicarnos en la “mente de Cristo” por un mundo necesitado de nuestra gestión educativa. El “cuadro completo” le pertenece a el Señor de la Mies que nos ayuda en sabiduría y discernimiento por medio de su Espíritu para proponerle a todos ver arriba de nuestro horizonte inmediato. De esta forma podemos captar las esferas a las que El quiere que dirijamos la mirada en forma proactiva y… por qué no? en forma “profética” cumpliendo así nuestra responsabilidad como líderes de la educación cristiana. Gracias una vez más por ayudarnos a llevar la reflexión a otros aspectos necesarios.

  3. El posmodernismo, época que nos ha tocado vivir, es un desafío para todo maestro cristiano. Formar una generación que no deje de alumbrar ni de ser la “sal’, es todo un desafío.
    Unificar la curricula, es una forma de hacer frente a las corrientes doctrinal.

  4. Bendecimos a Dios por el tiempo que nos ha tocado vivir!!! creo que el liderazgo educacional para América Latina, está desafiado a tomar este tiempo como un espacio brillante y ven en el mismo la oportunidad de aportar en el reino de Dios dejando un legado.
    Cada acción descrita, en este boletin nos expone como el penamiento estrategico en materia educativa ha estado presente, bendecimos la vida de todos los equipos de trabajo que estan haciendo que las cosas sucedan……que todas estan iniciativas puedan tener impacto en cada iglesia local. WP

  5. De acuerdo, apreciado hermano.
    Criterios unificados, realistas y aplicables a nuestro contexto, con ese margen de adecuación factible o de contextualización que nos permita utilizar un instrumento como el Plan Básico con flexibilidad suficiente pero siempre contribuyendo con la unidad. Las especializaciones que propone este instrumento del Servicio de Educación Cristiana, van más allá de la formación básica en lo ministerial, teológico y bíblico y procuran responder a necesidades específicas del ministerio que son las áreas sensibles de nuestra sociedad.
    Siempre construyendo en base a objetivos generales y específicos debemos todos adecuar perfiles para formar ministros – siervos y siervas de Dios sensibles al Espíritu Santo y a las necesidades inmediatas de la Iglesia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *