Mirándonos al espejo: El camino a la autoevaluación

por Christian Thorne

“Escudriñemos nuestros caminos, y busquemos, y volvámonos a Jehová”.  Lamentaciones 3:40

Deseamos de todo corazón servir al Señor con excelencia. Tenemos la necesidad de examinar lo que hemos venido haciendo, para conocer el estado actual y el nivel de impacto de nuestra labor a favor de la iglesia de nuestro Señor. Metas claras, acciones bien definidas y una metodología efectiva, serán determinantes para alcanzar los objetivos que perseguimos en nuestro ministerio, conscientes de que El Señor desea nuestro éxito para la gloria de su Nombre.El Servicio de Educación Cristiana de las Asambleas de Dios (SEC), consciente de que vivimos tiempos peligrosos, donde la sana doctrina bíblica es amenazada por el neopentecostalismo, ministerios fraudulentos, y hombres amadores de sí mismos; entiende la necesidad de formar ministros íntegros, fieles al llamado divino y a la fe que deseamos transmitir a la iglesia del Señor. Es por esta razón, y con el consenso del liderazgo educativo latinoamericano, que se creó la Asociación Teológica de América Latina (ATAL), la cual es nuestro organismo interno de acreditación y certificación para las instituciones teológicas y los ministros que en ellas enseñan.

La función de ATAL pretende llevarnos no solo a la excelencia ministerial, sino también a la conservación de las doctrinas bíblicas, contextualizadas a nuestra realidad geográfica y nuestro momento histórico. Hemos establecido altos y bien definidos estándares para nuestra membresía, que esperamos no sean para desaliento, sino más bien de motivación para servir a Dios en unidad y excelencia.

Somos conscientes de que la realidad educativa ministerial es diferente en cada región e institución de América Latina, donde han atravesado sus propios procesos, experimentando situaciones positivas y negativas que han edificado su identidad actual. ATAL pretende la unidad de criterios educativos, estandarizando los recursos teológicos, metodologías y competencias. Lograr esto requiere de la autoevaluación objetiva de cada una de nuestras instituciones formativas ministeriales. Esta labor puede ser incómoda, pero a todas luces beneficiosa para nuestra organización y su liderazgo.

En aras de guiar precisamente este proceso de autoevaluación, el Centro de Recursos y Asesoría (CRA), a través de su recientemente creado Departamento de Calidad Educativa, ofrece asesoría a la Dirección Nacional de Educación Cristiana de cada país, mediante la realización de los Diálogos Estratégicos Nacionales (DEN). Su finalidad es que puedan evaluar la labor de sus Institutos Bíblicos en los últimos años, a partir del análisis de su declaración de Visión y Misión, permitiéndonos conocer que tan cerca están de esos postulados que los inspiraron al inicio de su labor. Como resultado se obtiene una declaración nacional y de consenso, que permita crear un plan de acción estratégico a corto, mediano y largo plazo, superando así sus propias deficiencias y alcanzar la excelencia.  A la vez, por su énfasis actual en la autoevaluación, los prepara para afrontar de forma exitosa el proceso de acreditación por parte de ATAL.

El DEN ofrece las herramientas e instrumentos de medición de la calidad integral, que le permitan una autoevaluación estratégica frente a los diez puntuales aspectos que califica ATAL en su proceso de acreditación. Estos son:

  1. Declaración de Misión, Metas, y Objetivos
  2. Programa Educativo
  3. Profesorado, Administradores, y Personal
  4. Desarrollo de servicios para el Estudiante
  5. Recursos para el Aprendizaje
  6. Gobierno y Administración
  7. Recursos Físicos
  8. Recursos Financieros
  9. Resultados del Estudiante
  10. Relación con las Iglesias

Este proceso puede tomar varios meses, dependiendo de cada caso, pero el resultado será estar en condiciones favorables para una visita y calificación por parte de la comisión acreditadora de ATAL.

La experiencia ha sido gratificante, logrando no solo un diagnóstico personalizado de la salud de nuestras instituciones, sino también un renovado ambiente de unidad entre el liderazgo de la obra en cada país. Ejemplo de esto ha sido la experiencia vivida con la realización recientemente del DEN en República Dominicana, mostrándonos el positivo impacto que podemos alcanzar con su implementación.

Los animamos a que se acerquen a los asesores de Calidad Educativa del CRA y pregunten como realizar un DEN en su país. Estamos para servirles.

 ¿Qué lugar ocupa el proceso de autoevaluación dentro de las fases de una administración eficaz de un Seminario o Instituto Bíblico?

Siendo docente o administrativo, ¿cómo puede usted ser parte del proceso de autoevaluación de su Seminario o Instituto Bíblico?

¿Cuáles son algunos resultados que se puede esperar cuando un Seminario o Instituto Bíblico complete su proceso de autoevaluación?

Por favor, comparta sus comentarios y observaciones a continuación.  ¡Gracias!

Un pensamiento en “Mirándonos al espejo: El camino a la autoevaluación

  1. Bendiciones hermanos,
    Me alegra mucho ver este artículo que comienza a enfocar de una manera más sólida la Autoevaluación en vistas a la Acreditación de los seminarios y los niveles de control de la calidad en la educación teológica.

    Nosotros en la Universidad Teológica Pentecostal (UTPC) de Cuba hemos realizado presentado a ATAL nuestro informe de Autoevaluación y el Plan de Mejoramiento desde el año 2014 y aún no hemos recibido respuesta para poder acreditar nuestra universidad.

    Esperamos que este nuevo impulso permita que finalmente nuestro informe se ha evaluado.

    Muchas gracias y bendiciones.

    Rev. Dadonim Vila (PhD)
    Rector de la UTPC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *